Carta del Hermano Mayor

Os saludo, con el deseo y el pensamiento que os encontréis bien de salud, y que haya pasado de largo la variante “omicron”.

Una vez finalizados los actos de nuestro 75 Aniversario, recobramos la actividad diaria que se estaba desarrollando, por ello os voy a detallar lo diferentes hitos que tendremos en este trimestre. Lo más cercano en el tiempo: el Cabildo de cuentas, del cual seréis informados debidamente del lugar y día de su celebración. Vuestra asistencia es importante para la aprobación de los presupuestos, herramienta imprescindible para el funcionamiento corriente de la Hermandad.

Este año pondremos en marcha de nuevo la campaña “Endulza tu Papeleta”. Llevaremos los dulces conventuales, a los repartos de papeletas de sitio de las distintas hermandades colaboradoras.

Con respecto a los cultos; los Vía Crucis de Cuaresma, se realizarán con el formato tradicional, siempre que no haya ninguna indicación contraria por parte de las autoridades sanitarias.

Desde estas líneas aprovecho, para solicitar la cooperación de los hermanos, para la campaña de “Endulza tu papeleta”, la organización de los Vía Crucis, y el reparto que hacemos de productos básicos y alimentarios en los distintos monasterios. La ayuda, por pequeña que os pueda parecer, es suficiente para los conventos de clausura. Nadie es imprescindible, todos somos importantes en una hermandad con la dimensión de la nuestra. Debemos ser caritativos con nosotros mismo, para ser caritativos con nuestras religiosas. Sólo el amor a los demás, la entrega, el sacrificio debe ser el “hábito” que distinga a un hermano de nuestra Hermandad.

El auxilio económico en forma de cuotas y demás donaciones; como con vuestro trabajo, se traduce en la mejora y asistencia de nuestras comunidades de clausura. Acompañarlas en el rezo, en la Eucaristía que tenemos mensualmente en los distintos cenobios y otros actos religiosos debe marcar nuestro espíritu y carisma.

En ese espíritu de entrega quiero enviar mi agradecimiento a los hermanos que han participado en los diferentes actos del 75 Aniversario, así como a los que han formado parte de la Comisión, ya que su participación ha dado lustre a los eventos. Hago extensiva dicha felicitación, a los miembros de la Junta de Gobierno que han sabido estar a la altura de los históricos acontecimientos que hemos celebrado. A todos GRACIAS.

Por último os dejo lema del Sínodo, que está en su fase diocesana, éste puede ser adoptado en la vida de cualquier hermandad, y creo que especialmente en la nuestra: “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”. Las tres dimensiones del tema son la comunión, la participación y la misión. Estas tres dimensiones están profundamente interrelacionadas. Son los pilares vitales de una Iglesia sinodal. No hay un orden jerárquico entre ellas. Más bien, cada una enriquece y orienta a las otras dos. Existe una relación dinámica que debe articularse teniendo en cuenta los tres términos.

Con la alegría de veros pronto, os encomiendo a María Santísima de la Antigua, para que os cuide, proteja e interceda por vuestras familias. Recibid un fraternal abrazo en Cristo Nuestro Señor.

 
Hermano Mayor
Manuel García Preciados.

Últimas noticias de nuestra Hermandad